jueves, 11 de abril de 2013

Degenerando en soledad...

Supongo que si alguien te hace sentir mal y tener sentimientos desagradables no deberías de acercarte a esa persona. Estoy por un momento duro de mi vida en el que no se como tirar para delante. Soy el último mono, he nacido para ayudar a la gente, lo hago en lo que puedo, pero me siento sola e incomprendida. Estos últimos años de mi vida la gente que ha pasado por ella dudo que pueda decir algo malo de mi, yo lo malo de ellos me lo guardo lo cual me envenena, poca gente me ha ofrecido algo bueno, poca gente... Quizás sea la soledad mi bendición, me está llamando, me grita, me dice que deje de sufrir, que deje todo, por lo menos, se que la soledad nunca te abandona, y aunque hasta yo me abandone, ella seguirá hay. Aquí yazco y me busco rehaciendome desde la muerte que a ratos vive. Lo malo que no os atreváis a decirme ahora lo podéis escribir en el epitafio de mi coño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada